¿Estamos en lo mismo?

En nuestro lugar de trabajo, hablemos el mismo idioma.

La cultura es aprendida e introyectada mediante procesos comunicativos(…). La cultura organizacional es un recurso estratégico cuyo valor reside en asegurar la existencia y la continuidad, así como el éxito de las empresas e instituciones… 1. 

Toda empresa, organización e institución está formada por personas con diferentes aptitudes, actitudes, experiencias, expectativas, esquemas mentales, valores, aspiraciones. Tener personal comprometido, alineado a los objetivos estratégicos de cualquier empresa u organización es la misión y visión de la Gerencia o Dirección Ejecutiva. Este resultado no llega por sí solo, es un proceso de aprendizaje, que debe ser fluido y transparente, implementado en los ejes vertical y horizontal.

Revise los siguientes resultados y analice. Esta es una encuesta realizada en Estados Unidos, con personal estadounidense trabajando a tiempo completo:

  • Solo el 37% de las personas encuestadas dijeron comprender claramente lo que su organización intentaba conseguir y por qué.
  • Solo el 20% confiaba plenamente en la organización para la que trabajaban.
  • Solo el 17% creía que su organización fomentaba la comunicación abierta y respetuosa con la discrepancia que genera ideas nuevas y mejores.
  • Solo el 13% mantenía unas relaciones de profunda confianza y cooperación con otros grupos o departamentos 2.

Solo una mínima parte de los empleados comprenden lo que su organización quiere, le tienen confianza y piensan que fomenta la comunicación. ¿Qué sucedió con el otro 63%, 80%, 83% y hasta el 87%?; la gran mayoría de empleados no comprende qué sucede dentro de sus lugares de trabajo. ¿Asegura la existencia y la continuidad, así como el éxito de las empresas e instituciones una situación como esta?

Muchas veces pensamos que tenemos un equipo de trabajo, que todos saben lo que deben hacer y que así lo están haciendo; eso parece, pero no lo es en la mayoría de los casos. Es aquí donde Gerencia y Comunicación deben alinear los objetivos y trabajar conjuntamente para desarrollar un plan de comunicación interno y externo exitoso, enfocado a asegurar el valor, la existencia y la continuidad a la organización.

Investigue entre su equipo de trabajo cuáles son los principales obstáculos para que su empresa, organización o institución marchen adecuadamente; se dará cuenta que la mayoría tiene relación con procesos de comunicación.

La globalización nos está llevando a implantar procesos más creativos, rápidos, efectivos y eficaces. Para ello, los miembros del equipo de trabajo deben estar comprometidos, saber cuál es el propósito de sus actividades diarias para creer en lo que hacen y amar lo que hacen.

En todos los ámbitos, la comunicación es esencial. La familia, la sociedad, el trabajo, el mundo, todos queremos comunicación efectiva y asertiva. Cuando la comunicación no cumple con estos dos requisitos, se genera el rumor, el cual es una información a medias, que se comunica con carga emocional y de incertidumbre, generando desconfianza, interpretaciones inapropiadas, recelo, entre otros temas.

He observado y experimentado diferentes modelos de liderazgo, pero en todo, el factor decisivo, el factor clave del éxito ha sido personal bien comunicado. Los rumores surgen por la falta de información y comunicación correcta, lo que genera baja en la productividad, pérdida de tiempo y recursos; también produce poca identidad, imagen de desconfianza, poco compromiso…

Recuerde que todo es aprendido e introyectado mediante procesos comunicativos. Aunque hay excelentes experiencias comunicacionales, cada proceso es diferente. Hay directrices generales, pero no fórmulas establecidas. Todo proceso de comunicación que se quiera implantar debe ser adecuado a la organización: la sostenibilidad de empresas e instituciones solo se puede alcanzar cuando todos sus procesos se basan en un profundo conocimiento de las mismas.

 

1 Carlos Fernández y Laura Galguera. 2009. Teorías de la Comunicación, pág. 69, primera impresión, Mc Graw Hill, México.

2 Stephen R. Covey. 2007. El 8.° hábito. De la efectividad a la grandeza, págs. 16,17, cuarta reimpresión, Paídos Empresa, Colombia.

 

 

 

 

Comparte tus pensamientos